Protectores solares: físicos, químicos y orales

Se acerca  el verano y todos queremos lucir un bonito y saludable bronceado manteniendo nuestra piel protegida del sol, pero existen tantas opciones en el mercado que a veces no sabemos qué protector solar elegir. El sol es bueno para la salud, ayuda en la síntesis de la  vitamina D y está demostrado que sube el estado de ánimo, así que disfrutemos de él pero ¡Cuidado! debemos evitar el fotodaño. Comencemos desde el principio:

Fotodaño ¿Qué es?

El fotodaño es un tipo de envejecimiento prematuro producido por largas exposiciones al sol, como resultado se producen arrugas, manchas oscuras, pérdida de elasticidad, disminuye la hidratación, se liberan radicales libres que dañan el ADN, y en casos extremos puede causar cáncer en la piel.

Una de las primeras elecciones a la hora de elegir protector es el FPS (factor de protección solar) pero ¿Qué significa el número de FPS? Explicado de una forma sencilla, el FPS expresa de forma numérica las veces que multiplica la protección natural de tu piel en forma de tiempo, por ejemplo, si tu piel tarda 10 minutos en ponerse roja, con un FPS 50 tardará 500 minutos. Por eso es importante aplicar el producto varias veces al día durante la exposición.

Veamos en qué se diferencian los protectores físicos, químicos y orales y sus principales características:

Fotoprotectores físicos

Los filtros físicos (o inorgánicos) son de origen mineral, y actúan como una pantalla, reflejando la luz. Su textura es algo densa y dejan una película blanquecina, que nos puede ayudar a ver si hemos extendido bien y en cantidad suficiente el producto. Se caracterizan porque no pueden ser absorbidos por la piel. Los fotoprotectores físicos son los indicados para pieles muy sensibles, con tendencia a dermatitis y son los ideales para los bebés (a partir de los 6 meses) y niños. Están compuestos por minerales como dióxido de titanio, óxido de zinc (ambos extraídos de la tierra) caolín, óxido de hierro, talco y mica. Al ser compuestos naturales, y no ser absorbidos por al piel, no suelen producir ningún tipo de irritación.

Son los más antiguos y aunque son menos populares, actualmente hay una tendencia del gusto por lo natural que está ensalzando el uso de los protectores físicos. Además, recientemente se están desarrollando filtros físicos con partículas micronizadas o con nanopartículas de menor tamaño, con lo que se están consiguiendo texturas más finas y agradables, sin embargo, al ser más pequeñas, pueden potencialmente penetrar en la piel y causar algún problema.

Una ventaja de los fotoprotectores físicos es que empiezan a actuar en el momento de la aplicación.

Fotoprotectores químicos

Los fotoprotectores químicos (u orgánicos) captan la radiación ultravioleta y la devuelven como radiación térmica inocua para nuestro organismo. Las texturas suelen ser agradables, son muy cosméticos y no deshidratan, pero al traspasar la epidermis pueden provocar, en algunos casos, alergias o irritación. Como ejemplo podemos citar tinorsob, Mexoryl, octocrylene, homosalate, etc.

Se deben aplicar media hora antes de tomar el sol para que se activen. La ventaja de los filtros químicos es la ventana tan amplia que existe de protección UVA y UVB.

Algunos consejos para aplicar la crema solar:

  • La mejor protección es la ropa: utilizar sombreros, gorras, incluso para los niños existe ropa de baño con forma de camiseta y pantalones que cubren más.
  • Evitar tomar el sol de 12:00h a 16:00h, la franja horaria donde los rayos de sol son más intensos.
  • Utilizar la cantidad de crema adecuada, si la capa es demasiado fina no nos protegerá.
  • Si el protector es químico aplicarlo 30 minutos antes de la exposición.
  • Repetir la aplicación cada 2 horas, y más frecuentemente si nos bañamos.
  • Usar una crema hidratante o aftersun tras la ducha ayudará a nuestra piel a recuperarse y ponerse a punto.

¿Hay algo más que podamos hacer para proteger nuestra piel? Sí. Los protectores por vía oral.

Fotoprotectores solares por vía oral

La protección por vía oral entraría dentro de la nutricosmética, un concepto relacionado con la ingesta de alimentos o suplementos orales para obtener un beneficio cosmético a nivel de la piel. Debemos tener claro que la toma de fotoprotectores solares no bloquean ni absorben la radiación solar, sino que es un complemento que mejora la tolerancia al sol pero que no exime de la protección por vía tópica (crema o sprays). ¿Cómo actúa? Su finalidad es incorporar desde el interior antioxidantes para reforzar nuestra piel, e incluso reparar el daño en el ADN de nuestras células.

Sus principales componentes son:

  • Betacarotenos: presentes en frutas y verduras de colores vivos como la zanahoria o la naranja. Los betacarotenos se depositan en la piel confiriendo un bonito tono, pero su exceso puede provocar la coloración de las palmas de las manos y los pies.
  • Vitaminas:
    • Vitaminas C, y E: estimulan la producción de colágeno en la piel y se ha demostrado que tienen propiedades protectoras frente al daño oxidativo del ADN.
    • Vitamina D: juega un papel muy importante en la defensa interna de la piel frente a los rayos solares.
    • Vitamina B3: protege y repara el ADN del daño producido por la radiación.
  • Polifenoles:
    • Compuestos fenólicos de Polypodium leucotomos: estos compuestos tienen propiedades antioxidantes, reparadoras del ADN, antiinflamantorias y protectoras del sistema inmunológico.
    • Polifenoles de uva negra y catequinas de té verde: grandes antioxidantes.

Para que el uso de protectores solares orales sea efectivo hay que tomarlos con suficiente antelación, mínimo un mes, y siempre seguir las instrucciones del fabricante.

Esperamos haber aclarado dudas respecto a los diferentes tipos de fotoprotección. Si quieres cuidar tu piel y reparar el daño que el sol haya podido causar, concierta una primera visita informativa gratuita en el 963 693 247 y nuestro equipo médico te informará del tratamiento más adecuado para tu caso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *